Argeles sur Mer

DESCUBRA ARGELES SUR MER

¿Dónde se situa ArgelEs sur Mer?

Argeles-sur-Mer está ubicado en el departamento de los Pyrénées Orientales, en la región de Occitania. A 20 km al sur de Perpiñán, esta ciudad de la Côte Vermeille está rodeada con pueblos como Elne, Palau-del-Vidre, Saint-André, Sorède, Banyuls-sur-Mer y Collioure. Dispone de varias vías de acceso: en coche por la RD 914 con 2×2 carriles desde Perpiñán; con autobuses gracias a las compañías de la red departamental; y, por último, por tren puede llegar a la estación de Argeles con las líneas TER de la SNCF o Intercités desde París.

Localizada en una superficie de 58,67 km², desde la base del macizo de la Albera, en la frontera española, hasta el corazón de la llanura del Rosellón, el punto más alto de Argeles-sur-Mer es el pico de los Quatre Thermes con 1.156 m. Su población anual, en constante crecimiento, es actualmente de casi 10.000 habitantes y supera los 650.000 turistas en verano.

La historia de Argeles sur Mer

La presencia de 2 dólmenes, o más comúnmente conocidos como tumbas colectivas, de la Edad del metal confirma la presencia de hombres prehistóricos en su territorio. La ciudad de Argelss es una antigua ciudad medieval, la primera observación conocida es del año 879 con en nombre de “Villa de Argilariis” en referencia a la tierra arcillosa en la que está construida.

En el siglo X, la ciudad conoció abundancia y riqueza, período durante el cual se construyeron los monumentos arquitectónicos que aún hoy podemos admirar.
En 1659, la ciudad se volvió francesa, tras la firma del Tratado de los Pirineos, que permitió que el Rosellón se quedara definitivamente relacionado con Francia.

Somos en febrero de 1939, y la ciudad vive un drama civil, la “Retirada”. Tras la victoria de Franco, más de 450.000 españoles abandonan su país y cruzan la frontera franco-española. La playa de Argeles-sur-Mer, entre otras, es elegida para recibir el éxodo de refugiados. Más de 60 años después, una gran parte de las familias sigue viviendo en la región y sus descendientes ya son franceses.
Importante centro turístico desde los años 50: después de las guerras mundiales, Argeles-sur-Mer se convirtió en la capital turística de la región y la economía del turismo se hizo cada vez más importante en la zona. En 1954 se creó el primer camping privado, iniciando así la llegada de un desarrollo exponencial tal y como lo conocemos hoy en día. La economía local está ampliamente relacionado con el turismo, Argeles-sur-Mer ha sido clasificada como estación balnearia desde 1962. Una de las mayores concentraciones de camping en Europa.

Paseando por sus playas

Con 7 km de playas de arena y 3 km de calas, su costa encanta a jóvenes y mayores, y ofrecen varias actividades para compartir en familia o entre amigos. Las zonas de baño supervisadas garantizarán la serenidad y la seguridad de cada uno. Los aficionados de la vida nocturna estarán encantados con las noches en el casino, su parque de atracciones, discoteca o mercado de artesanía en el centro-playa, abierto todas las noches de 17:00 a 24:00 del 15 de junio al 15 de septiembre.

Su popularidad está ya bien establecida: la “Allée des Pins” le ofrece un paseo precioso, entre una multitud de tiendas y restaurantes. Con sus 8.000 pinos centenarios y sus 12 hectáreas de bosque creado en 1954, la Allée des Pins le puede proponer paseos peatonales así como un picnic familiar.

Visite su pueblo

En una de las regiones más soleadas de Francia, la ciudad de Argeles le da la bienvenida en el corazón de un laberinto de callejones típicos. Un viaje colorido con sus murallas del Cayrou, su mercado local, su museo de la Casa de la Albera, y sus numerosas atracciones le esperan.

Descubra su puerto

Haga una parada en este puerto construido hace más de 20 años, apreciado por los aficionados del deporte náutico o simplemente por la belleza de sus más de 700 barcos. Situado en la desembocadura del río Massana, es una zona muy activa donde se combinan tiendas, restaurantes, entretenimiento y todos los servicios necesarios para la navegación.

A pocos pasos, el castillo de Valmy, del siglo XIX, con su parque que domina la ciudad, es sin duda uno de los miradores más bonitos de Argelès-sur-Mer. Su mirador le ofrece magníficos paisajes sobre el pueblo, el puerto, las Albera y toda la costa.