Maravillarse

VIVIR MOMENTOS DE ASOMBRO


La naturaleza nos encanta porque nos ofrece placeres simples y hermosos al mismo tiempo. Aquí en Le Dauphin, valoramos esta Naturaleza que nos permite maravillarnos.
¿Alguna vez ha visto a un niño observar el mundo? La mirada que tiene cuando descubre hormigas en fila llevando su comida o nubes en el cielo tomando formas sorprendentes e inesperadas o una ardilla que mordisquea silenciosamente una piña,…

La luz en sus ojos es única ! 

En Le Dauphin, todo está pensado para que cada uno mantenga abiertos sus “ojos de niños”.

Le Dauphin es como un gran jardín florecido que le abre sus puertas y le invita a contemplar la belleza de naturaleza. Un parque infantil, una cabaña de madera, un huerto, árboles, agua en todas sus formas, una multitud de plantas…. le ofrecen libertad y encanto.
Es una oportunidad para ver a su hijo crecer y sobre todo para crecer con él, compartiendo momentos simples y positivos :
El descubrimiento de los placeres del agua, la suavidad de un gran peluche en forma de delfín donde todos queremos acurrucarnos, una excursión familiar guiada para descubrir la belleza de la costa, la magia de una noche en un parque acuático iluminado, la convivencia de una comida en la terraza…. Esta maravilla se vive y se comparte en contacto con la naturaleza circundante.
“La mirada del niño” le trae beneficios inmediatos. Se trata de apreciar juntos lo que le rodea, de sentir, de saborear estos momentos para volver a si mismo, a lo esencial, al amor.
Es mediante los ojos del ser querido, de nuestros hijos, de nuestra familia, de nuestros amigos, que existimos, y que nuestra vida puede rimar con felicidad. En nuestro mundo, pensar en el inmenso y extraordinario valor de estos lazos contribuye a nuestro crecimiento y sostenibilidad.

Sueñe, contemple, simplemente viva esta naturaleza vegetal y humana que le invitamos a compartir en Le Dauphin.