Actualmente, una reserva anticipada le ofrece hasta un 10% de descuento en su estancia - ¡aprovecho la oportunidad!

piscinas climatizadas camping argeles

DESCUBRA LOS PLACERES
DEL AGUA

Piscinas climatizadas y juegos acuáticos. Sumérjase en 700 m2 de piscinas climatizadas y disfrute de momentos de bienestar para jóvenes y mayores, de abril a septiembre, en el camping Le Dauphin.

Nuestras ventajas

700 m² de piscinas climatizadas
 Jacuzzis

Piscina infantil
Piscina semi olímpica

 Piscina de iniciación
Aquagym

Descripción de las piscinas climatizadas del camping:

  •  Piscina semi olímpica, para practicar la natación con total tranquilidad.
  • Piscina de iniciación, dedicada a aprender a nadar e ideal para clases de Aquagym.
  • Jacuzzis para relajar todos los músculos del cuerpo y disfrutar de los placeres del agua.
  • Piscina infantil diseñada para acoger a los niños del camping. Descubra la historia del pequeño delfín Vicky en un mundo acuático encantado con numerosos animales: tortugas, pulpos, estrellas de mar… y toboganes.

¿Qué tal si disfruta de los jacuzzis mientras observa cómo sus niños se divierten?

Y hacemos todo para que el placer dure de abril a septiembre en las piscinas climatizadas del Camping Le Dauphin en Argeles-sur-Mer.

La historia de Vicky el pequeño delfín

Erase una vez un delfín. Se pasaba el día divirtiéndose en el mar, dando vueltas, saltando de ola en ola. Las burbujas acariciaban sus aletas y le encantaba. Le gustaba observar a los peces y estrellas de mar que le hacían cosquillas, la belleza del fondo marino le fascinaba.
Era el más feliz del mundo con su familia, su padre, su madre, sus hermanos y hermanas con los que hacía carreras en el agua… Era rápido como un rayo y siempre llegaba primero.
Algún día, vio un barco y se detuvo en medio del mar. Decidió acercarse un poco más. Comprendió que no eran piratas porque su bandera era blanca. Vio a un hombre sentado en la cubierta del barco. Curioso, el delfín se acercó un poco más. El hombre parecía triste y preocupado.
El delfín decidió entonces entretenerlo haciendo saltos en el agua. Gritó de alegría para distraerlo. El hombre se rió cuando vio al delfín y le dijo:
“Hola, yo soy Rodrigo, bonito espectáculo, gracias. Me hace sentir un poco mejor ya que mi tripulación y yo estamos perdidos y tememos a los piratas. ¿Pero tal vez podrías ayudarme? Estamos buscando la isla de las palmeras, ¿la conoces?”
El delfín movió la cola, para indicar que podía señalar el camino a Rodriguo y guiar su barco hacia la isla.
Inmediatamente se puso en frente del barco y empezó a nadar hacia el norte. Rodrigo, muy contento, dio la orden a su tripulación de seguir el delfín.
Unas horas más tarde, una isla apareció en el horizonte, detuvo el barco y se sentó en la orilla:
Gracias, nunca olvidaré lo que hiciste por nosotros, estábamos perdidos y nos salvaste. ¡Gracias! ¡Gracias! Te llamaré Vicky. Ven a verme cuando quieras, vamos a vivir en la isla. »
Vicky saltó para expresar su alegría, estaba tan feliz! y Rodrigo también! Había nacido una nueva amistad.
Desde aquel día, Vicky el pequeño delfín suele visitar a su mejor amigo, juegan juntos bajo el agua, Rodriga agarra su aleta y nadan rodeados de las mil y una burbujas que acarician sus rostros.

“Vicky el pequeño delfín te está esperando en el camping para que te sumerjas en las piscinas y te diviertas contigo y toda tu familia….”